Cinco problemas cotidianos que la nube ha solucionado

Si 2.010 fue, según la propaganda de los manzanitos, el año del iPad, 2.011 está siendo sin duda alguna el año de la nube, que es como se conoce familiarmente el cloud computing o computación en la nube. Básicamente la nube consiste en el almacenamiento de nuestra información en discos duros virtuales. Esto es, que no están físicamente alojados en nuestro ordenador, sino en servidores remotos. Pero es mucho más que esto, porque la nube no es solo un gigantesco y lejano disco duro más del trasto con el que nos conectamos a Internet (ya sea un ordenador convencional, portátil, teléfono o tableta) sino que en esos servidores virtuales pueden alojarse programas que nos ofrecen distintos servicios. El ejemplo más evidente es el correo electrónico que leemos, contestamos o reenviamos sin necesidad de bajar los mensajes al programa que utilizamos en nuestro cacharro. O sea, el webmail de toda la vida. Pero hay más: la nube nos permite utilizar agendas, programas ofimáticos, juegos y un sin fin de utilidades -generalmente gratuitas- que han resuelto muchos de los problemas tradicionales de la era prenube. Como el 90% de los suscriptores de este blog lo son por correo electrónico y no por RSS, hemos supuesto que aún eres de los que apunta los teléfonos en un post it que nunca aparece cuando más lo necesitas. Bueno, quizás el ejemplo sea exagerado. Pero a lo peor eres de lo que aún utilizas la Moleskine, la Guía Repsol o las Páginas Amarillas. O sea, alguien sospechoso de ser no sostenible, un consumidor compulsivo de papel que se ha quedado anclado en sus añorados ’80 y que no le ha encontrado aún utilidad a sus pulgares. Ahora que lo pensamos, quizás el ejemplo del post it no era tan exagerado. Antes de que tus hijos -presentes o futuros, en cualquier caso nativos digitales- te perdonen la vida, vamos a ver 5 problemas cotidianos que la nube ha resuelto, con el objetivo de que te pongas las alas y te animes a volar libremente por ella. Son éstos…

1. Problema: “tengo un pendrive con ficheros que llevo del ordenador de casa al del trabajo y viceversa, pero ha llegado un momento en que tengo varias versiones en ambos ordenadores, además de las que tengo en el pincho y, aunque intento solucionarlo nombrando y renombrando los archivos, nunca estoy seguro de qué es lo último que guardé”. UNA solución: utilizamos Google Docs e instalamos en todos los ordenadores que utilizamos Google Cloud Connect que nos permite sincronizar los archivos de la Office de Microsoft (Word, Excel, PowerPoint…) cada vez que le damos a guardar.

2.- Problema: “en el ordenador del trabajo tengo una agenda con direcciones personales y profesionales. En el de casa, otra. Y en mi teléfono, otra más. Como consecuencia y cumpliendo religiosamente con los dictados de las Leyes de Murphy, nunca tengo a mano la dirección de correo electrónico o el número de teléfono que necesito”. UNA solución: podemos exportar la lista de contactos del ordenador del trabajo (generalmente, la más completa) y, aprovechando nuestra cuenta de Gmail, importarla desde la nube. Además, podemos activar la sincronización con mis dispositivos móviles (pad, móvil) de tal forma que tengo una única base de datos que puedo actualizar desde cualquiera de mis juguetes.

3.- Problema: “estoy escribiendo un documento con un compañero. Nos lo pasamos por correo electrónico conforme lo vamos modificando y aunque solemos renombrarlo para no confundirnos, a veces, nos hacemos un lío monumental con las versiones y perdemos la pista de quién cambió qué y cuándo”. UNA solución: utilizar Google Docs, Dropbox o SkyDrive donde subiremos el archivo en cuestión que compartiremos con la persona o grupo de trabajo que deseemos. Además, actualmente es posible guardar cada actualización como una versión del documento, de tal forma que podemos desandar el camino andado o ver quién se cargó la gráfica que tanta falta nos hace ahora…

4.- Problema: “en el trabajo utilizo una agenda de papel, de las de toda la vida,  que es fantástica. El problema es que es un poco grande para llevarla encima y no siempre recuerdo a qué hora era la reunión o cuándo acaba el plazo para entregar el informe”. UNA solución: En la nube hay infinidad de calendarios, aunque el más conocido es Google Calendar, que nos permite consultar/actualizar todas las anotaciones allí donde estemos, desde cualquier dispositivo con acceso a la Red. Además, estas agendas pueden programarse para que te envíen avisos de tus citas y tareas pendientes. Y permiten compartir tus cosas con las personas o grupos de trabajo que decidas. Ideal para trabajar en red.

5.- Problema: “en mi trabajo aún tenemos Office 2003, pero he leído las características de la versión de 2010 y he visto que trae mejoras importantes. En tiempos de crisis ¿cómo convenzo a los jefes de que actualicen la versión?” UNA solución: ni lo intentes, si no quieres que el Ojo de Águila de turno te ase a fuego lento. Te recomendamos abrir una cuenta de SkyDrive que te  permitirá utilizar todos los programas de Office 2010 sin estar instalados físicamente en tu ordenador y guardarlos en la versión antediluviana del ordenador de tu trabajo.

Colofón: como sabes, todos los problemas tienen más de una solución. Encuentra la tuya. Pero sobre todo, encuentra la motivación para superarlos. Recuerda que estamos entrando de lleno en la era post pc y que hay que adaptarse al nuevo entorno. A través de unos sencillos ejemplos, hemos querido transmitirte que esto del cloud computing no es para gurús, frikis o geeks. Es para ti. Es fácil. Y, en la mayoría de los casos, gratis. Las Páginas Amarillas, también lo son…. pero ¿quién las necesita?

About these ads
Esta entrada fue publicada en Internet, Web 2.0. Guarda el enlace permanente.

17 respuestas a Cinco problemas cotidianos que la nube ha solucionado

  1. jorgelina dijo:

    Genial!!!!!! Me encanto el post!!!!
    Yo me siento entre la nube y la tierra… Confieso seguir utilizando post it, pero tambien he sincronizado mis agendas de contactos, uso sky driver y smartphone…
    Pero estoy suscripta por correo e- no por RSS, jeje
    Muchas gracias!!!!

    • Carlos dijo:

      Ajá… ya vais saliendo de vuestra madriguera…!!
      …bueno, todo está escrito con un poco de guasa andaluza.
      Muchas gracias por tu comentario.
      CARLOS

  2. Encarna dijo:

    Hola Carlos;
    Muchas gracias por tu post. Me ha gustado mucho la parte de soluciones a problemas reales. En el trabajo tenemos una “guerra” entre “ludistas” y “early adopters” para la tecnología sanitaria. En todo caso yo he decidido que, en este tema, la mejor solución, al igual que con las innovaciones terapéuticas, es no ser el primero, pero tampoco el último.
    Saludos

    • Carlos dijo:

      Gracias por el comentario, Encarna. Aquí la posición de early adopter es bastante cómoda: las aplicaciones suelen ser gratuitas y, en muchos casos, si la cosa no resulta, es tan fácil como dejar de usarla. El caso es estar atento a las innovaciones que brotan como setas a nuestro alrededor y atreverse a utilizarlas. Muchas son realmente útiles…
      Un cordial saludo.
      CARLOS

  3. Javier dijo:

    A mi me gusta la Moleskine, la Montablanc y la Pelikan. Y es que reconozco lo que he escrito como propio, más allá del texto: la caligrafía me habla de mis emociones cuando lo escribí, la forma de enlazar palabras de forma instintiva me refresca la línea de razonamiento que he seguido. No, no es lo mismo.
    Un saludo

    • Carlos dijo:

      Hola, Javier:
      No, no es lo mismo. Está claro. Como tú bien dices, la letra “canta” nuestro estado de ánimo. Pero al hilo de tu comentario, hago dos observaciones para los que ya utilizan una tableta: Moleskine dispone de una versión para el iPad y, además, existen aplicaciones como Penultimate con las que mediante un boli especial podemos escribir a mano en la pantalla táctil, en varios grosores y colores. La repanocha, oiga… o sea, que no hay excusas… ;)
      Un saludo y gracias por tu comentario.
      CARLOS

  4. Hola. Muy bueno el post, que no “post it”..
    Utilizo todas estas herramientas que describes en el post, pero hay una cosa que no deja de preocuparme: la privacidad. Poner toda tu vida “digital” online: tus fotos, tus videos, tu calendario, tu mail, tus contactos… me genera algunas dudas. Supongo que moderación será la palabra. No ponerlo todo. No poner lo que consideras exclusivo o muy privado. Pero cada vez será más difícil. Para mi por lo menos, manzanito asumido, con esto del iCloud.
    Saludos desde Lisboa.

    • Carlos dijo:

      Hola, David:
      El tema de la seguridad es peliagudo y a nadie le gusta que sus datos personales -por ejemplo- se encuentren a un Google de distancia. Bien es verdad que luego no tenemos reparo alguno en ir entregando toda la documentación que nos solicitan -y más- por ejemplo, cuando compramos una casa, un coche o matriculamos los niños en el colegio. Estoy de acuerdo contigo en que la seguridad es una de las grandes asignaturas pendientes, aunque muchas aplicaciones son bastante seguras (comercio electrónico, banca) y, en el post, hablamos de compartir una información (bibliografía, fecha de reuniones, artículos e ilustraciones que encontramos por Internet…) que, en general, nos compromete poco.
      Gracias por tu comentario y un saludo.
      CARLOS

  5. Serafin dijo:

    Muchas gracias por el post! Es genial, me lo apunto en mis favoritos!
    Un abrazo Carlos!

  6. M Victoria dijo:

    Me uno a las felicitaciones: magnífico post!. Yo tengo la suscripción por RSS, pero sufro los 5 problemas que has descrito. Así que me pongo YA a “estudiarme” las soluciones que sugieres. Muchísimas gracias,
    Mª Victoria

  7. Carlos dijo:

    Gracias, Mª Victoria. Esos “problemillas” tampoco me son ajenos. De hecho, el post es un propósito de enmienda y una guía para acabar con ellos. Cambiar la forma de hacer las cosas, como apunto en la entrada de hoy… no es fácil.
    Un saludo.
    CARLOS

  8. M. Luisa Delgado dijo:

    Muchas gracias Carlos por lo clarito que explicas los problemas y sus soluciones aunque creo que voy a tener que ir a “clases particulares” para entenderlo mejor. Quiero seguiros pero en ocasiones tengo la sensación de que he llegado muy tarde, de que todo va muy rápido, pero no me desanimo, sigo con ganas de no quedarme en el camino.
    Saludos
    M. Luisa

    • Carlos dijo:

      Gracias a ti Mª Luisa. No te preocupes por la sensación de “llegar tarde”: siempre que hago un “descubrimiento” en la Red, compruebo que lleva años en funcionamiento. En fin, en muchos casos, más vale tarde…
      Un saludo.
      CARLOS

  9. Pingback: La Cloud Computing está cambiando la forma de usar los ordenadores | Pd2.iup.es Blogs

  10. Pingback: Cinco problemas cotidianos que la nube ha solucionado « escuelas21

  11. Pingback: Así es Red Salud Andalucía | Sala de lectura

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s