Día: 11 junio 2011

¿Estamos realmente dispuestos a innovar?

Si hay una palabra que nos martillea las meninges desde que la Web 2.0 llegó a nuestras vidas, con su parafernalia y su elenco de herramientas,  ésta es innovación. Ahora, todos quieren (queremos) innovar, lo mismo que antes todos querían (queríamos) progresar. Queremos innovar, cambiar, reformar, modificar, readaptar nuestras forma de hacer las cosas. En el entorno laboral y en el personal. Y debajo de la alfombra innovadora, encontramos el deseo de adaptarnos a un horizonte que se mueve, un deseo de mejora, de avance. Queremos cambiar nuestro entorno, para cambiar el mundo. ¿O quizás era alrevés? Incluso estos días se ha vuelto a oír la famosa frase que alguien escribió en los muros de la Sorbona en un lejano mes de mayo del 68: Olvídense de todo lo que han aprendido. Comiencen a soñar. Si a esto le unimos la nube, llegamos al nirvana innovador, ese estado entusiástico por cambiar, reformar, modificar… que unas veces sale de nuestras cabezas y otras de nuestro corazón. Pero, un momento… ¿realmente estamos dispuestos a innovar? (más…)