Día: 21 mayo 2012

(Mis) 10 mandamientos en Twitter

1.- Tanto compartes, tanto vales. No te voy a seguir porque seas famoso, guapo o importante. Sino porque lo que tuiteas me parece interesante y de valor.

2.- Si me sigues, bienvenido a bordo. Pero no esperes que te corresponda solo por seguirme. Si no lo entiendes, te remito al punto anterior.

3.- Twitter no es un chat. Como red social que es, es lógico que cruces mensajes con otros usuarios, pero no que te pases horas discutiendo el sexo de los ángeles. Para eso, hay herramientas más eficaces. Además, si no te lo han dicho nunca, read-my-lips: es molesto.

4.- Utiliza los DM. Por dos motivos. Uno, está descrito en el punto anterior. Otro es que a veces publicas datos tuyos o de otras personas que son privados.

5.- Los tuits, mejor con un enlace. Concretos. Chispeantes. Con fundamento. Luego no te quejes si no te retuiteo.

6.- No me cuentes que has llegado a tu casa, al aeropuerto, al Mercadona o llevas dos días sin ir al retrete. No me interesa. Y si crees que me puede interesar, cuéntamelo en un DM.

7.- Es absurdo que te obsesiones por el número de seguidores que tienes. Desengáñate: tus followers no pagarán la hipoteca.

8.- El Follow Friday es más útil para cabrear a los que olvidas que para halagar a los que recuerdas. Si crees que alguien merece un halago público, no te prives. Usar un DM es aún mejor idea.

9.- Me gusta ver tu cara en la foto. Y leer cómo te describes en la bio. Vale, al grano: no me gusta tuitear con huevos sin biografía. Ya dijimos que Twitter es una red social.

10.- Estoy trabajando. O no. No tuitees tus malos humores, tus desgracias, tu mal rollo, ni tus penas. Yo ya tengo las mías. Tampoco intentes adoctrinarme. Ya me adoctrino yo solito.

Los mandamientos anteriores se resumen en uno solo: procurarás tuitear los contenidos que te hubiera gustado que los demás compartieran contigo. Para todo lo demás, gracia, buen humor y simpatía. Cuando tú quieres, eres únic@…