(JAMA Intern Med) A propósito del fraude científico (1)

PickpocketersPretendíamos recuperar hoy la vis clínica de Sala de lectura. Y para ello, habíamos preseleccionado 3 lecturas que nos han parecido particularmente interesantes. La primera es un artículo de Therapeutics letter sobre las limitaciones y potenciales daños asociados al uso de variables subrogadas. Su contenido, cuya lectura recomendamos, viene a cuento de los lamentos de algunos clínicos por la desaparición de las cifras objetivo de cLDL en las guías de prevención cardiovascular y en él se dan sólidos argumentos para no basar las estrategias preventivas en variables orientadas a la enfermedad (y sólo a la enfermedad) que no han demostrado de forma consistente su carácter predictivo de la morbimortalidad de la patología en cuestión, ni de su idoneidad para establecer la eficacia de los medicamentos.

La segunda publicación que teníamos en la recámara es una revisión publicada en el BMJ sobre la prevención y tratamiento de las exacerbaciones de la EPOC, que no descuida ningún aspecto clave, ni se olvida de las interesantes novedades terapéuticas que está habiendo en este campo.

Otro estudio que llamó nuestra atención y pasó a la final, es una revisión sistemática que corrobora la importancia del control de la presión arterial en los diabéticos, cuestión que no es novedosa aunque las cifras objetivo (otra vez los dichosos números) aún son objeto de controversia.

En éstas estábamos cuando hemos leído en las noticias de la web del BMJ que las deficiencias encontradas en los ensayos clínicos con medicamentos por las inspecciones de la FDA son raramente recogidas en las publicaciones de los ensayos clínicos. Interesante cuestión, sobre todo al hilo del escándalo de GVK BioSciences que ha motivado la reciente suspensión de la autorización de comercialización de 33 genéricos en España. La noticia nos ha llevado al estudio original, firmado por Charles Seife, cuyo objetivo era identificar ensayos clínicos publicados en los que las inspecciones de la FDA identificaron pruebas importantes de prácticas o problemas inaceptables, para describir violaciones del protocolo y determinar si éstas se mencionan en las revistas biomédicas revisadas por pares. Ya adelantamos a los lectores que raramente las desviaciones del protocolo, el fraude, la manipulación de datos o la tergiversación de resultados son detectados por los revisores. Y esto es así porque lo que se presenta a la revista se da por bueno y (casi) nadie hurga más allá de la pantalla de su ordenador.

Una serendipia ha traído a nuestras manos un artículo en prensa del propio Seife titulado Are your medications safe? en el que, libre del corsé de las revistas científicas cuenta de forma pormenorizada cómo la FDA oculta las pruebas de los fraudes que detecta en muchos ensayos clínicos. Y las oculta no sólo a la comunidad científica o los ciudadanos. Ésta es su turbadora historia que hemos resumido (mucho, por lo que recomendamos leer el original) y adaptado… (más…)

(BMJ) A propósito de la corrupción médica

unmasking-corruption-1919
Hoy nos salimos nuevamente de la senda clínica y traemos a Sala de lectura la traducción/adaptación de una nueva andanada de Fiona Godlee a nuestras conciencias, en forma de un demoledor editorial publicado en el BMJ sobre la corrupción médica. Fiona, una de las cuentas indispensables en Twitter, es la máxima responsable de que el British se haya convertido en los últimos años en un baluarte de la ética profesional y un referente a nivel mundial.

Hablar de la corrupción de los demás parece algo cómodo y puede untarnos los dedos con los que tecleamos este post del espeso engrudo de la hipocresía. Pero no es nuestra intención caer en la fácil tentación de acusar a los demás. Ni mucho menos pensar que nosotros mismos estamos a salvo de nada. Otra cosa muy diferente es reconocer que, como en otros ámbitos de la vida, en el mundo sanitario (farmacéuticos incluidos, faltaría más) existen corrupción y profesionales corruptos.

Ante esta realidad podríamos mirar, como en el conocido poema de Niemöller, hacia otro lado, pero queremos ser partícipes del compromiso de la inmensa mayoría que, como Godlee, prefieren basar su actuación profesional en criterios éticos. Tenemos asumido que traducir este artículo no es gran cosa. Pero es, desde luego, toda una declaración de intenciones…

(más…)

Errores comunes al dar información científica en los medios de comunicación generales y especializados

155556_dogs-vs-elephant-racing-manipulation-hd-wallpaper_1600x1000Richard Smith, exdirector del BMJ, es una de las cuentas calientes de Twitter, donde podréis encontrarlo prácticamente a diario diciendo lo que muchos piensan pero pocos se atreven a dejar escrito para siempre en las redes sociales o, difundiendo artículos de gran interés. De mente ágil y pluma afilada, os recomendamos seguir su blog en el que un elevado nivel de conocimiento y una pose provocadora actúan catalizando la interacción con sus numerosos lectores.

El otro día publicó un tuit en el que resumió, en 8 puntos, los errores que más comúnmente se cometen en los medios de comunicación generales al dar información científica y que, como él advierte, también son frecuentes en las revistas científicas. Así que nos hemos planteado hacer hoy una cosa distinta y, a partir de un -aparentemente- sencillo tuit, que hemos traducido libremente, vamos a desarrollar la entrada de hoy. Comenzamos… (más…)

(Ann Rheum Dis) Estudio MOVES: condroitín sulfato/glucosamina vs celecoxib en artrosis de rodilla

Games2012_LindseySmith2_WideTripletEl lector menos avezado en lectura crítica de la literatura habrá comprobado, con desazón, que las recomendaciones de las guías de práctica clínica no sólo no son en muchos casos coincidentes, sino que llegan a ser contradictorias. La causa no es otra que hay muchas guías de práctica clínica que no están basadas en la evidencia y cuya calidad metodológica es infumable. Una prueba de lo que decimos es esta publicación (vía @JuanGrvas) cuyos desalentadores resultados pueden llevarnos a pensar que, en España somos unos zotes en estas lides (poco probable) o que las guías se han utilizado como un instrumento de marketing más, en la que los expertos al dente son una importante pieza de la maquinaria de ventas de determinados medicamentos (más probable).

En el carrusel evidencial se incluyen fármacos como glucosamina y condroitín sulfato cuya polémica promoción no ha sido óbice para unas ventas en nuestro medio más importantes de las que inicialmente cabría esperar, sin olvidar que, más allá de las dudas sobre su eficacia, hay aspectos de seguridad que no conviene desedeñar.

Para reforzar sus débil argumentario, Bioibérica acaba de publicar un ensayo clínico que ha tenido como objetivo comparar la eficacia y seguridad de la asociación condroitín sulfato/glucosamina vs celecoxib en pacientes con artrosis de rodilla y dolor severo. Así que hemos cogido la lupa, hemos escrutado su desarrollo y éstas son nuestras conclusiones…

(más…)

Actualización de las recomendaciones de uso de los hipolipemiantes en la prevención de la enfermedad cardiovascular

challengeComenzamos un nuevo año -con retraso, añadirá alguno- y lo queremos hacer centrándonos, una vez más, en el uso de los hipolipemiantes en la prevención de la enfermedad cardiovascular. El motivo no es otro que el interés que suscita este tema entre los lectores de Sala de lectura, nuestras circunstancias profesionales que nos han obligado a darle una vuelta más a tan polémico asunto y la actualización de 3 importantes guías de práctica clínica en el último año: la de la AHA/ACC, a la que dedicamos un post, la del NICE, a la que dedicamos así mismo un largo post dividido en 2 partes (1 y 2) y la de la Comunidad Autónoma del País Vasco, en la que tuvimos el honor de participar como revisores externos y cuyas principales recomendaciones fueron publicadas en INFAC. A algunos esta guía, frente a las otras dos, publicadas por auténticos poderes fácticos de la evidencia, le puede parecer de andar por casa. Pero al lector más escéptico le recordamos que, además de ser la más reciente de las tres, se ha elaborado con metodología GRADE y tiene potencial para convertirse en un referente mundial por su calidad, rigor, transparencia… Y por estar editada en castellano, que es el tercer idioma más hablado en el Mundo.

Las 3 guías referenciadas incluyen similitudes y diferencias importantes. No vamos a hacer una comparación de sus recomendaciones, sino que vamos a actualizar las nuestras en base a lo que creemos es la mejor evidencia disponible actualmente. O dicho de otra forma, cuando este año vayamos a hablar con nuestros queridos médicos y enfermeros, del tratamiento farmacológico hipolipemiante para la prevención de la enfermedad cardiovascular, esto es lo que les contaremos… (más…)

(Ann Intern Med) Tratamiento farmacológico de la HTA leve: tratar el riesgo y olvidarnos de las cifras

man-silhouette-shield-road-sign-street-sign-riskA horas del comienzo de la traca navideña, cuando los días trampa comienzan, Richard Smith ha dejado caer en el BMJ un artículo que, con el provocador título de Are some diets “mass murder”? y un demoledor subtítulo From low fat to Atkins and beyond, diets that are based on poor nutrition science are a type of global, uncontrolled experiment that may lead to bad outcomes nos alerta, ahora que entramos en campaña, sobre la dificultad que tiene sustentar las distintas propuestas dietéticas en una sólida evidencia, lo que ha permitido que se establezcan como verdades absolutas una serie de mitos, hipótesis, posiblemente interesados -como la de la presunta maldad de las grasas- que, por fin, comienzan a tambalearse.

Pero más allá de este artículo, interesante para quienes dan a diario consejo dietético o tienen en la Nutrición y la Dietética un tema mascota, hoy se ha producido una conjunción de publicaciones interesantes con un denominador común: la hipertensión arterial. De todos ellos hemos dado cuenta en Twitter, pero nos vamos a centrar en uno aparecido en Annals of Internal Medicine que ha tenido como objetivo investigar si el tratamiento farmacológico de la presión arterial previene los episodios cardiovasculares y las muertes en personas con una HTA de grado 1 (140-159/90-99 mm Hg). Éstas son sus interioridades y así lo  hemos contextualizado… (más…)